Vuelta al mundo en moto
esp eng deu por fra pol it el tr ro lt
Language

Fotos: Países > Irán

¡Entramos a Irán! Tan poco se conoce de este país a través de los medios. A ver qué cosas descubrimos.
Lo primero que nos sorprendió fue la buena calidad de las rutas.
Entramos en la zona montañosa y comenzó la maravilla.
Se termina el día y buscamos alguna ciudad donde podamos dormir.
Nos dimos el lujo de pagar un buen cuarto para descansar del viaje, pero pronto nos arrepentimos del gasto, porque...
...nos enteramos que Irán tiene bloqueos que impiden retirar dinero del exterior a través de cajeros autómáticos o calquier otra transacción.
Habíamos entrado con 40 euros en efectivo y ahora solo nos quedaban 12. El resto de nuestro dinero estaba en el banco, inaccesible.
No nos alcanzaba el dinero para llegar hasta Teherán. Teníamos dos opciones: volver a atrás o seguir adelante sin dinero.
Nos decidimos por seguir adelante. La gente nos comenzó a regalar la gasolina, y hasta con botellones suplementarios nos fornecieron.
Los colores de las montañas y los pueblitos de barro nos fascinaron.
Cada pocos kilómetros el color y la forma de las montañas cambia abruptamente.
Nunca habíamos visto un paisaje así.
Parábamos cada pocos kilómetros a sacar fotos y mirar el paisaje.
Suponemos que las construcciones de barro protegerán a esta gente del calor. ¿Alguien sabe algo de construcción en barro?
Las montañas son muy bajitas, pero con forma de montañas grandes.
En algunas partes pareciera que pintura hubiera caído del cielo.
La variedad de colores y formas es impactante. No hemos visto nada que se asemeje a esto.
Las montañas cambian de color cada pocos kilómetros.
Dejamos la ruta principal por un rato.
Otro grupo de gente genial nos llena el tanque en Zanjan. Si no tienes cupones, el litro cuesta 30 centavos de euro.
¡Fascinante!
La gente en Irán es muy amable y hospitalaria. Aquí nos convidan con comida en una gasolinera.
Estábamos casi sin fondos así que acampamos en una gasolinera sin problemas. Nos sentimos muy seguros en Irán.
"Aha...."
"Al menos hay un símbolo que sí entiendo..."
No te preocupes. Detrás de cada uno de estos carteles aparece otro en inglés.
Las estructuras son de hierro, contra los terremotos.
Se nos acaba la gasolina pero nos llenan el tanque directamente desde el camión. En Irán la gasolina es más barata que el agua.
Nuestro amigos donadores del líquido que mueve las motos.
Llegamos a Teherán y el consul argentino y su esposa nos invitaron a cenar en su casa.
Teherán es una ciudad desarrollada, pero demasiado hormigón y polución para nuestro gusto.
Estábamos en la calle buscando un cibercafé. Un hombre nos dió las llaves de su departamente y allí nos dejó solos usando sus computadoras. Increible hospitalidad iraní.
La parte mala: las mujeres tienen que ir cubiertas.
Las mujeres tienen que soportar ese traje negro en su cabeza y cuerpo, aún con temperaturas de 45 grados.
Subimos en teleférico para tener una vista panorámica de Teherán.
Ciudad de Teherán, cubierta de smog.
Por las calles de Teherán, no podemos creer que rodamos hasta aquí con nuestras motos.
En Teheran nos quedamos unos días en casa de Mehrdad, quien nos ofreció hospedaje por internet.
Nos encantó la comida persa.
Estudiantes iraníes.
El santur es un instrumento típico de Irán.
Típica comida persa. Nos quedamos en casa de la familia Parhizkar en Teherán.
Las más peques.
En casa de nuestros hospedadores.
Típica casa de estilo iraní, con muchos sillones y alfombras.
Nos mudamos a casa Mr Shafii, quien compra un pan persa para el desayuno.
El santur.
Viajamos hasta la ciudad de Isfahán (Esfahan), en el centro de Irán.
Puente Si-o-Seh en Isfahán.
En el sur la tradición es más fuerte y las mujeres se ven más cubiertas que en la capital.
Las lindas de rostro tienen ventaja sobre las lindas de cuerpo, porque es lo único que se puede mostrar.
Las mujeres pueden estudiar y trabajar en cualquier posición.
Vieja calle de Isfahán.
La casa de un motero.
Gustavo registrando
Les aseguro que ellos siguen esta parte del Corán.
Los colores y los diseños son inigualables.
Chicas en Isfahán.
Las tres generaciones, y no mucho cambio.
¿Modernidad?
Bóveda de la mezquita de jeque Lotfollah
Plaza de Naghsh-i Jahan, ó Imam Square.
Plaza de Naghsh-i Jahan
En la terraza de una casa de té, con esta magnífica vista.
De noche en la plaza del Imam.
La Mezquita Shah es un ejemplo excelente de la arquitectura islámica de Irán.
La Mezquita Shah es mirada como la obra maestra de la arquitectura persa.
Dentro de la Mezquita Shah.
Fachada de la mezquita Shah.
Sólo el 2% de la población en Irán es no musulmana, incluyendo Hindus, Judíos y Cristianos, religiones reconocidas oficialmente y protegidas.
Los iraníes están muy orgullosos de su cultura y de pertenecer a la civilización persa.
En Irán no se habla árabe, como comunmente se cree en el occidente, sino persa. Sin embargo se utiliza para la escritura el alfabeto árabe con cuatro letras adicionales.
Cúpula de la mezquita Shah.
Excelente vista de la mezquita Shah.
Mezquita Sheikh Lotfollah.
Por algunos callejones de Isfahán
Elke con su traje parece una hechicera de cuentos de hadas.
En Esfahan la temperatura llega a 40 grados en verano y -10 en invierno, con nevadas.
Isfahán fue una vez la capital de Persia.
Mezquita de Jameh
Minarete de la mezquita de Jameh
La escritura perso-árabe es tan bonita que puede ser usada para decorar las mezquitas, generalmente con pasajes del Corán.
Mezquita de Jameh
Columnas y bóvedas en la mezquita de Jameh
Bóvedas en la mezquita de Jameh
Patio de la Mesquita de Jameh
Bazar de aves
Pobres pollitos.
¿Escogiendo el almuerzo?
Bazar de Isfahán
Bazar en la plaza de Qeyam, Esfahan.
Escogiendo los ingredientes de la cena.
En el gran bazar e-Bozorg
Intrincados laberintos del bazar e-Bozorg
Vendedor de pañuelos.
No muchas opciones para ellas.
La artesanía iraní es de altísima calidad y detalle.
El enamel es una técnica artesanal de pintura en patrones sumamente delicados y detallados.
Los utensilios de bronce pintados con la técnicica de enamel son cocidos en horno y su pintura se torna extremadamente resistente.
Artesanía en bronce
Fantásticas piezas de enamel
Los persas se especializan también en el grabado sobre bronce.
Especies persas.
Todo suelto en el bazar.
Recorriendo los bazares, intrincados laberintos de varios kilómetros de longitud total.
La artesanía iraní es extremadamente delicada.
¿Líneas caídas?
Riquísimo pan persa, cocinado en hornos con pequeñas piedras calientes. Algunas se quedan pegadas y los compradores las quitan en este tejido.
Puente de los 33 arcos, Isfahán.
Persepolis fue la capital del imperio persa durante uno de sus apogeos.
Persepolis fue destruida por Alejandro Magno 330 A.C.
Hubo un gran incendio que destruyó la ciudad. No se sabe si fue un accidente o por venganza de la destrucción de Atenas, en la segunda guerra Perso-Griega (guerras Médicas)
Ruinas de Persepolis
Bazar

©2007 RE-MOTO - Un viaje a los Sueños - Viaje alrededor del mundo en moto